Lunes a Viernes de 9.00-14.00 y de 16.00-21.00 | 930 170 559
info@abfisioterapia.com | C/Marià Aguiló, 57. 08005, Barcelona
Lunes a Viernes de 9.00-14.00 y de 16.00-21.00 | 930 170 559
info@abfisioterapia.com | C/Marià Aguiló, 57. 08005, Barcelona

Cuando una mujer se queda embarazada, empieza a tener muchas dudas de todo tipo. Depende del trimestre en que se encuentre, pueden aparecer diferentes miedos. Una de las preguntas más consultadas a los diferentes profesionales de la salud, es si se puede seguir con la práctica sexual durante los nueve meses de gestación.
Está demostrado que no existe ningún riesgo para el feto siempre y cuando no exista ninguna contra indicación descrita por el médico o matrona. En algunos casos puede estar desaconsejado, como por ejemplo si existen pérdidas o hemorragias sobre todo en el primer trimestre o si más adelante existe un riesgo de parto prematuro. Si el embarazo transcurre con total normalidad y el feto no presenta ningún riesgo, no existe ninguna contra indicación.

El embarazo, es una época de cambios físicos, psicológicos y hormonales, es por eso que para la unión de la pareja y aún más en el caso particular de la mujer, mantener una vida sexual activa durante esta etapa, es una manera de seguir sintiéndose deseada y atractiva pese a que su barriga vaya aumentando de volumen día tras día. Además, hay que pensar que durante los siguientes meses después de tener al bebé, debido a la cuarentena, el cansancio, las hormonas, la lactancia o simplemente algunos dolores en la vulva o la vagina durante la fase de pos parto, hacen que la práctica sexual disminuya en algunas parejas.

Como hemos dicho antes, está demostrado que el sexo durante el embarazo, no puede dañar al feto en ninguna ocasión. El cuello del útero está sellado por una membrana gruesa de mucosa (tapón mucoso) que lo protege contra agentes externos y la vagina es lo suficientemente larga para que el pene no pueda llegar hasta él. Además, hay que tener en cuenta que, durante las visitas rutinarias al médico en el embarazo, se va informando de los cambios que va sufriendo el cuerpo, así que las mujeres pueden estar más tranquilas. En algunos casos, son los hombres que no quieren mantener relaciones sexuales con penetración sobre todo cuando la barriga presenta un volumen importante, ya que creen que su pene puede llegar a tocar la cabeza del feto. Es imposible que el pene llegue a tocar el cuello del útero y desprender este tapón mucoso.

Las diferentes hormonas como los estrógenos y la progesterona, juegan un papel clave durante la gestación. En ocasiones, hay mujeres que durante su embarazo presentan un aumento de la líbido ya que la vulva está mucho más vascularizada (aumenta de tamaño), es por eso que no les cuesta llegar al orgasmo normalmente. Además, al aumentar la exudación dentro de la vagina, la penetración es mucho más fácil y placentera. Puede ser que por la misma razón pase lo contrario, la mujer tenga molestias en la piel de la vulva, una inflamación del vestíbulo de la vagina o menos lubricación y por ello no tenga deseo sexual ni pueda llegar fácilmente al orgasmo.

Hay que tener en cuenta que el sexo va más allá de la penetración, es por eso que si la mujer o la pareja no están cómodos o se desaconseja el sexo durante el embarazo, existen otras vías como son las caricias, besos o el sexo oral. Realmente es muy importante cuidarse mutuamente como pareja también durante el embarazo. No hay que olvidar que el simple contacto físico de un abrazo o un beso, puede generar catecolaminas en el cuerpo, es decir, hormonas que provocan una sensación de placer y bienestar, muy positivas para el vínculo entre ambos.

Qué puede ocurrir en el cuerpo de la mujer durante el sexo y sobre todo en las últimas dos-tres semanas de gestación:

Durante la práctica sexual, aumenta el exudado de la vagina. Si la mujer llega al orgasmo, debido al aumento de la oxitocina, puede desencadenar pequeñas contracciones uterinas pero que son prácticamente imperceptibles y no son duraderas para poder desencadenar el proceso de parto o un aborto espontáneo. La estimulación del pezón también puede estimular la aparición de oxitocina. Por otro lado, el semen del hombre, lleva prostaglandinas, hormona que ayuda a reblandecer el cuello del útero. Es por eso que durante las últimas semanas de gestación, se aconseja la práctica sexual de manera regular para poder ayudar de forma natural, al desarrollo del proceso de desencadenamiento del parto. Todas estas reacciones hormonales explicadas, son un proceso natural que el cuerpo
provoca sin que se produzcan reacciones adversas.

Qué posturas pueden hacerse durante el embarazo:

Durante el embarazo, el cuerpo irá cambiando, así como la agilidad para moverse en la vida diaria y en la cama.
No existe ni un patrón ni unas posiciones sexuales mejores o peores. La mujer irá adaptándose según el trimestre de gestación en que se encuentre. Lo importante es que según como se sienta, realice diferentes posturas que le permitan estar más cómoda y no tener molestias ni en la barriga ni en la vagina.

● En el primer trimestre, la mujer puede adoptar cualquier postura ya que la barriga es imperceptible hasta el tercer o cuarto mes de gestación. Puede practicar cualquier postura como hacía anteriormente. La mujer sigue estando ágil y puede moverse con facilidad.
● En el segundo trimestre, la barriga empieza a ser perceptible y a veces puede molestar un poco, así que se aconsejan posturas cómodas para la mujer, como por ejemplo penetraciones más laterales, posteriores o incluso ella encima del hombre para que pueda mantener el control de la situación.
● En el tercer trimestre, debido a que la barriga aumenta mucho su volumen, es mejor realizar penetraciones posteriores o sino penetración lateral ya que la mujer no estará cómoda.

En conclusión, podemos decir con total tranquilidad, que no hay que tener miedo al sexo durante el embarazo, al contrario, es positivo para la mujer y la pareja. No existe ningún riesgo para la madre ni para el feto durante los nueve meses de gestación. Es bueno mantener el cuerpo activo y que las hormonas sigan desarrollando su función habitual. Además si la mujer está feliz, le transmite su felicidad al bebé ya que ellos notan todos los cambios de
humor, ansiedad, estrés, felicidad o excitación de la madre.

Bibliografía:
http://www.aego.es/otra-informacion/anatomia- del-genital- femenino
http://www.redalyc.org/html/3093/309326607019/

 

                                                           Andrea Batlle Herrero – Colegiada 9063